ESPECIAL: ¡FUERZA CUBA!

Cuando ejercemos el hábito de escribir es un poco difícil alejarse de lo que sucede en nuestro alrededor, por lo cual no se deja escapar algo como la realidad y lo que con ella viene.

Era viernes 18, y tal parecía un viernes 13; justo a las 12:08 PM la noticia conmovió a todo un país, nadie imaginaba lo sucedido. Yo, desde mi centro de trabajo, oía la noticia y aun me quedaba la duda, esa que desde lo profundo no te deja creer que cosas como estas pueden pasar; solo bastó abrir cubadebate y la noticia fue impactante, de pronto se escapo por una rendija de mis ojos esa duda, confirmando la dura realidad de lo sucedido: 110 personas fallecidas en el vuelo DMJ 0972 que cubría la ruta La Habana – Holguín, en ese momento pensé en la familia, lo amigos, los conocidos que podían venir en dicho vuelo, pero aún más pensé en los familiares de los fallecidos que debían afrontar la dura realidad de que la muerte tomo entre sus brazos a esas personas que en la espera de un abrazo, un beso, una caricia, ya abrían tomado otro viaje hacia el horizonte de los eternamente ausentes.

Es uno de esos momentos en que el dolor deja de ser personal y alcanza la pluralidad de todos, y se asume el llanto de alguien desconocido como propio y no escapa el deseo de dar un abraso y decir: ¡FUERZA, FUERZA CUBA!, porque el dolor se torna un país preñado en su desvelo de saber que existe esperanza, que aun hay vida precisamente allí donde encontró muerte, esa que es difícil asumir y mas en estas circunstancias en que 110 hermanos y hermanas ya no podrán abrasar a otros de a pie, donde quedó plasmada la sonrisa o el llanto de un niño, donde los amantes ya no podrán enlazar sus manos.

Siempre me he considerado laico, pero llega momentos en que hasta el más laico de todos apela a DIOS, por lo cual pido que ponga sobre nuestras tres hermanas sobrevivientes toda la fe de vida para su pronta recuperación porque afuera la esperan aun sus padres, hijos, hermanos, abuelos, tíos, más de medio millón de cubanas y cubanos; y de seguro estaremos ahí para compartir el mismo dolor, porque Cuba no es una isla y nada más, ¡CUBA ES UNA FAMILIA!, ¡CUBA ES UNA FAMILIA!

Sé que este blog es para literatura, pero si dejo escapar en estos momentos algo que creo que nos duele a todos, entonces nunca ejercí el habito de escribir como verdaderamente debe de ser asumido, porque precisamente es ahí donde esta nuestro compromiso con el lector: en el acompañamiento de sus circunstancias a través de nuestras creaciones.

Llegue a todos los familiares, amigos, y al pueblo de Cuba el pésame y el sentir de nuestro taller literario.

¡FUERZA CUBA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *